Consigue tu Cupón Descuento y canjéalo al venir a la Farmacia Gran Teatro

Farmacia Burgos

Ver información de privacidad


El paso más importante de cualquier rutina facial es una adecuada limpieza,
imprescindible para lucir una piel saludable y bonita.


La piel es el órgano que recubre todo nuestro cuerpo, por lo que constantemente se encuentra en contacto con el exterior. Esto hace que acumule suciedad e impurezas
(polvo, contaminación…) que se suman a los cosméticos que utilizamos a diario y a los propios residuos que genera (sebo, células muertas…).


Es importante establecer una rutina de limpieza diaria suave y efectiva, y que permita dejar la piel en perfectas condiciones para recibir los tratamientos posteriores. Sólo así conseguirás que tus cosméticos tengan máxima eficacia.



Tipos de limpiadores faciales


Existen diferentes tipos de limpiadores que podemos clasificar en función de su
composición, textura y de la zona anatómica
a la que van destinados.


Conocer nuestro tipo de piel y las características de la misma es imprescindible para escoger el más adecuado


Geles limpiadores


Se aplican con la piel húmeda mediante un suave masaje, y a continuación se aclaran con agua. Suelen ser los preferidos de las pieles grasas y mixtas, ya que no contienen aceites en su formulación.


Jabones syndet


Son jabones “sin jabón”; es decir, productos formulados a base de detergentes sintéticos. Presentan un pH más ácido que el de los jabones convencionales, por lo que
no resultan irritantes para la piel.


Agua micelar


Está constituida por pequeñas partículas denominadas micelas, que tienen la capacidad de atrapar y disolver la suciedad, la grasa y el maquillaje. Además, muchas de ellas incorporan activos que aportan un beneficio extra (activos calmantes,
hidratantes, etc.).


Por ejemplo, Bioderma tiene una amplia gama de aguas micelares para que puedas
escoger la que más se adapta a las necesidades de tu piel: Sensibio H2O AR para pieles sensibles y con rojeces, Sebium H2O para pieles mixtas y grasas, Hydrabio H2O para pieles deshidratadas y Sensibio H2O para pieles intolerantes.



Sensibio H2O es especialmente adecuada para la limpieza de las pieles más sensibles y reactivas, las cuales tienden con facilidad a sufrir sensación de picor y quemazón.


Está formulada a un pH fisiológico y todos los activos que incorpora son totalmente respetuosos con la piel. Consigue así limpiar y desmaquillar en profundidad pero sin comprometer la función barrera.

Y si lo que buscas en un limpiador con los máximos beneficios en un solo producto, te recomendamos el agua micelar de Sensilis, apta para todo tipo de pieles (incluso las más sensibles y reactivas), sin perfume y enriquecida con vitamina E y ácido
hialurónico.


sensilis Farmacia Gran Teatro Burgos



Limpiadores en espuma


El formato en mousse está ganando cada vez más adeptos, probablemente por la textura tan agradable que tienen. Se aplican mediante un ligero masaje y se eliminan con agua, y resultan aptas para la mayoría de pieles.


Leches/Emulsiones limpiadoras


Se aplican generosamente por todo el rostro con un algodón o con los dedos y se
eliminan con agua
. Son aptas para todo tipo de pieles pero resultan especialmente interesantes en pieles sensibles, pues limpian sin riesgo de producir irritación.



Aceites limpiadores


Se emplean para disolver el maquillaje y el exceso de grasa de la piel. Contrariamente a lo que mucha gente piensa, también son aptos para todo tipo de piel, incluso para aquella grasa y acneica. En este caso, sólo debemos tener la precaución de escoger un aceite no comedogéico.



Bálsamos limpiadores


Se trata de un limpiador formulado a base de aceites, en formato sólido, que en contacto con la piel se funde. Su aplicación se realiza con los dedos mediante movimientos circulares, y posteriormente se retira con un algodón, una muselina o con
las tan famosas toallitas Naps.

Toallitas naps Farmacia Gran Teatro Burgos

Estas son toallitas biodegradables en formato pastilla, que al humedecerlas crecen y se convierten en una opción muy cómoda para limpiar y desmaquillar el rostro. Además no ocupan nada, por lo que puedes llevarlas siempre contigo.


¡Novedad!


Uno de los formatos más novedosos en cuanto a limpieza facial es el gel limpiador osmótico. Se trata de una emulsión-gel que al entrar en contacto con la piel se transforma en un aceite.

En su formulación incluye Ectoína y Trehalosa, sustancias osmoprotectoras que actúan activando el proceso de regeneración celular a nivel global. La piel queda limpia y al mismo tiempo suave, hidratada, elástica y luminosa.


Si quieres un limpiador con la tecnología más revolucionaria, prueba el de nuestra propia marca, el limpiador osmótico Gran Teatro, ¡y seguro que repetirás!

Burgos Farmacia Gran Teatro

Reserva tu sesión gratuita de análisis de piel

Ver información de privacidad



La importancia del pH de los productos de limpieza facial


El pH del rostro es de 5.5; es decir, ligeramente ácido y no neutro, como mucha gente piensa.


Esta acidez se debe a la composición del manto ácido, que es una película hidrolipídica que recubre la superficie de la piel y que se encarga de proteger la capa más externa de la epidermis.


Mantener este valor sin alterar es imprescindible para que la piel goce de un buen estado de salud y pueda llevar a cabo sus funciones de forma correcta.

En condiciones normales, dispone de un sistema tampón que le permite restablecer el pH a los valores fisiológicos cuando éste se ve alterado (por ejemplo debido al uso de
jabones alcalinos). Pero este sistema es limitado, por eso debemos seleccionar limpiadores con un pH adecuado para la zona a la que están destinados.


La piel del contorno de los ojos tiene un pH alcalino, en torno a 6.5-7.5

En pieles grasas, el pH del rostro es más ácido, en torno a 4.9-5.0


Escoge un limpiador adecuado para tu tipo de piel y las características de la misma.


Cualquiera de los mencionados en el apartado anterior son válidos, pero no abuses de los jabones convencionales. Estos tienen un pH muy básico, y lo que harán será
alcalinizar la piel favoreciendo el crecimiento bacteriano y produciendo irritación e inflamación.


Y la doble limpieza, ¿en qué consiste?


Seguro que has escuchado hablar de la doble limpieza, y no es más que una limpieza
facial en dos pasos.


Como primer paso se utiliza un limpiador en aceite, el cual va a tener afinidad por las sustancias oleosas. De esta manera conseguimos eliminar el maquillaje, el protector
solar y el exceso de grasa.


Como segundo paso emplearemos un limpiador con base acuosa, con el objetivo de
limpiar los restos del paso anterior y eliminar la suciedad, impurezas, células muertas…


De esta forma conseguirás tener la piel en perfectas condiciones para que los activos
que apliques a continuación penetren al máximo.


Conclusiones


Antes de invertir en un tratamiento de cuidado facial, invierte en una buena limpieza


Elimina la suciedad, las impurezas, el maquillaje y todo aquello que se deposita sobre tu piel durante el día y la noche. Así evitarás la aparición de granitos, irritaciones, sequedad y conseguirás que tu rutina facial sea mucho más efectiva.


¿Realizas una limpieza facial a diario?


¿Cuáles son tus limpiadores favoritos?


¡Cuéntanos en comentarios!